3. Crear y promover respuestas integrales

Hay muchas razones importantes para argumentar que las soluciones integrales tienen más posibilidades de ser sustentables que las intervenciones aisladas y, también, que son útiles para construir auto-sustentabilidad:

  • La vida de todas las personas y la de sus comunidades es integral. Es decir, opera en distintas dimensiones de desarrollo a la vez (e.g. el contexto geográfico, la situación política, la capacidad económica, los condicionamientos genéticos, la cultura, etc.). Sin embargo, la manera en que estas dimensiones de desarrollo interactúan es distinta para cada persona. Es decir, es condicionada por el lugar, la cultura, el momento en el tiempo en que le tocó nacer, y las decisiones que ha tomado en su vida.  Lo mismo pasa a nivel comunidad, cuyos intereses y necesidades de desarrollo dependen de su historia particular, su orografía, etc. En otras palabras, son muchos factores, unos comunes otros particulares, los que influyen en la capacidad de cada persona o de cada comunidad para aprovechar las intervenciones de desarrollo a ellas dirigidas. Por lo tanto, dejar uno o más de estos factores desatendidos puede convertirse en un impedimento para que una persona realmente pueda aprovechar el servicio / oportunidad / facilidad proporcionado por la iniciativa (por ejemplo, ofrecer educación a niños que no pueden aprovechar la oportunidad debido a sus condiciones nutricionales). De la misma manera, abordar dichos factores de la manera más integral posible puede ayudar a que éstos se refuercen mutuamente.
  • Puesto que con frecuencia son las mismas personas las que participan cuando se implementan diferentes programas para mejorar la calidad de vida de determinada comunidad, estos programas pueden apoyarse mutuamente.
  • Todos los sectores de la comunidad, sin importar su edad, etnia, raza, etc, tienen que ser atendidos, de manera que puedan apoyarse mutuamente.
  • Los donantes suelen trabajar con criterios establecidos de acuerdo con sus propios objetivos, con respecto a la asignación de fondos, y la medición y evaluación de las intervenciones. Esto conduce al establecimiento de pautas de financiamiento relativamente estrictas y a la expectativa de resultados específicos de los programas que financian. En consecuencia, las iniciativas a menudo tienen que planificar su financiación, sus responsabilidades institucionales y, más críticamente, sus programas de desarrollo, de manera fragmentaria. Tal fragmentación, por supuesto, va en contra de la naturaleza integrada del entorno en el que están trabajando. Por ello, fortalecer la transversalidad de las responsabilidades institucionales de las iniciativas y las interrelaciones entre sus programas de desarrollo, parece ser de ayuda para contrarrestar este problema. La oferta de servicios integrados no sólo refuerza el potencial de sustentabilidad de los programas de desarrollo por la forma en que éstos se pueden reforzar entre sí en la atención de las necesidades de las personas. También permite una distribución más flexible de los fondos para que los beneficios de la financiación en un área de la estrategia general de desarrollo se extiendan a otras áreas con menos posibilidades de recibir apoyo económico. Además, un modelo de prestación de servicios integrados parece ser de ayuda para atraer más fondos que pueden beneficiar a muchas o incluso a todas las áreas de su actividad. Esto porque aunque los donantes generalmente apuntan su financiación a un área específica (salud, por ejemplo), si se les demuestra que su inversión puede contribuir a resultados positivos en otras áreas de forma simultánea (como educación, empoderamiento de la comunidad, protección del medio ambiente, etc.) se puede lograr que estén más dispuestos a apoyar el programa (por la rentabilidad) (efecto de escala demostrado). La integración, por lo tanto, no sólo puede ayudar a ampliar las fuentes de apoyo financiero (y disminuir con eso la dependencia a una sola de ellas). También puede facilitar que los recursos financieros, infraestructurales, humanos y de otro tipo se compartan más fácilmente entre diferentes áreas. Esto es de particular importancia porque algunas áreas de desarrollo tienen más dificultades que otras en producir o atraer fuentes de apoyo financiero.

Por lo anterior, varias iniciativas han establecido diferentes estrategias para potenciar la integralidad de sus intervenciones y, para quienes ya operan en un modelo de prestación de servicios integrados, para fortalecer las interconexiones entre los diferentes componentes de sus programas (salud, educación, etc).

Éstas incluyen:

♣ Distintas formas de integración

♣ Crear y promover respuestas integrales

Intervenciones sistémicas

Prestación de servicios integrados

Integración institucional

Asociaciones intra y trans-sectoriales

Agentes “puente”

Estructuras para la participación y la negociación 

Sistemas de trueque alternativos

Otras estrategias relacionadas:

Capital humano

Efecto de escala demostrado

Diversificación de las fuentes de apoyo financiero y político