Fondo de capital

El limitado número y la falta de estabilidad de las fuentes de financiación exigen que las iniciativas establezcan estrategias para ser más autosuficientes que les den los medios para negociar mejor el apoyo financiero con los donantes. En este sentido, algunas iniciativas hacen todo lo posible para lograr que sus programas se puedan financiar (idealmente al 100%) con los intereses generados por un Fondo de Capital. Un esquema de fondos de capital reduce la necesidad de la iniciativa de buscar fondos adicionales anualmente y le permite mantener la rectoría de su proyecto, sin necesidad de adaptarlo completamente a los intereses y exigencias de los donantes que logre asegurar.

Eso significa dos cosas:

1. Que el objetivo general de la estrategia de financiación de la iniciativa cambia de buscar fondos anuales a conseguir donaciones o generar recursos a reunir en un fondo de inversión (el fondo de capital) seleccionado con dos criterios:

    a. que maximice los intereses; y

    b. que minimize los riesgos financieros.

2. Que el dinero recaudado de todas las fuentes se utiliza para pagar los gastos de los programas y lo que queda es invertido en el fondo de capital, cuyo objetivo es crecer lo más posible para que sus intereses pronto puedan convertirse en un fondo paritario o contrapartida: La contrapartida al fondo de capital, favoreciendo así la verdadera sustentabilidad financiera.

Para proporcionar credibilidad y fomentar nuevas donaciones, el uso del fondo de capital puede estar sujeto al control de un mecanismo de fideicomiso.

Estrategias relacionadas:

♣ Fondo de capital

Ver también:

Manteniendo la rectoría local

Fondos paritarios o contrapartidas

Fideicomisos

Creando y capitalizando recursos locales