Bosque de los Árboles de Navidad ∗ México


Bosque de los Árboles de Navidad 
Christmas Trees Forest

Conservación y rehabilitación del bosque, educación para la sustentabilidad, cultura, etc.
Amecameca, Estado de México, México 
www.bosquenavidad.com


El Bosque de los Árboles de Navidad maneja el cultivo y venta de árboles de navidad de forma sustentable, promueve la conservación y la sensibilización ecológica y el desarrollo socioeconómico de sus comunidades circundantes.

El Bosque de los Árboles de Navidad es un negocio privado nacido en 1960 cuya actividad económica principal, la venta de árboles de navidad, es complementada por una serie de programas que buscan promover la sensibilización y conservación ecológica, la educación ambiental y el desarrollo socioeconómico local. Ello le ha ganado varios premios por su contribución al desarrollo sustentable.

Gobernado hoy por un patronato, el Bosque de los Árboles de Navidad ha rehabilitado 400 hectáreas de bosque (con aprox. medio millón de árboles), en un terreno antes devastado por el consumo descontrolado de leña para cocinar de la población local.

De aproximadamente 280 de dichas hectáreas se recoge la composta que abona las 120 hectáreas restantes, que producen árboles de navidad (algunos años no les es suficiente y la tienen que comprar). Éstos se venden tanto al mayoreo como al menudeo a clientes de todo el país y del extranjero.

La empresa da empleo formal a 70 trabajadores y temporal a aproximadamente 400 pobladores locales más que colaboran en temporada alta (fin de año): trabajadores de limpieza, taladores, guardabosques, guías, etc.

Han logrado el 100% de auto-sustentabilidad en agua (en una región conocida por su escasez) gracias al diseño de un sistema de ingeniería hidráulica que permite su máximo aprovechamiento y a la instalación de un sistema de captación de agua de lluvia que es suficiente para abastecer los baños, el agua para beber, y el riego de todo el terreno: “Podríamos vender remanentes pero no lo hacemos”, nos aseguraron.

Para enfrentar posibles amenazas al bosque de carácter impredecible, se han diseñado medidas de prevención que incluyen:

  • brechas contra incendio;
  • entrenamiento a todo el personal para abatir incendios;
  • cultivos mixtos de árboles que evitarían que la plaga en un tipo árbol afectase a los otros y que previenen el desgaste de la tierra;
  • contratación de un staff propio de expertos (biólogos, ingenieros y técnicos);
  • un equipo de guardabosques que resguarda de la potencial tala y robo de los árboles — aunque aseguran que la seguridad no supone un problema en la región.

El proyecto asegura la sustentabilidad del bosque vendiendo sólo 50 mil de los 350mil árboles que produce al año y sembrando árboles vikingos, cuyos troncos tienen la capacidad de regenerarse después de su tala. También han producido patentes de algunas combinaciones de árboles.

Para facilitar la venta de los árboles fomentan dos tipos de colaboración que aseguran la integridad del proyecto y con ella su mayor proyección y atractivo sin la necesidad de invertir recursos extra:

Colaboración estrecha y de mutuo beneficio con otras Sociedades Anónimas (S.A.):

  • Una ofrece paseos de integración, retiros y pláticas a la medida para empresas (Coca Cola, El Metro, Coppel, etc), lo que le sirve al Bosque de los Árboles de Navidad para hacerse de recursos extra y publicidad.
  • Otra, Hacienda Panoaya (desde 1999), ofrece alojamiento (hotel y campamentos); visitas culturales al Museo de Sor Juana Inés de la Cruz y al Museo de los Volcanes, al laberinto inglés, al parque de los venados, las águilas y las serpientes acariciables; instalaciones de deportes extremos como la tirolesa. Varios de estos servicios están disponibles gratuitamente a los clientes del Bosque de los Árboles de Navidad. Además, la Hacienda le envía sus clientes a éste último en visitas diarias a cambio de lo cual éste les regala pequeños árboles, les da cupones de descuento para la compra de árboles navideños, les ofrece pláticas sobre manejo sustentable de los bosques y paseos por el vivero y el bosque.
  • Otra más organiza visitas escolares que son reconocidas por la Secretaría de Educación Pública, pues están diseñadas de manera tal que sirvan para reforzar la enseñanza de materias del plan de estudios como ciencias, educación ambiental (manejo de basura, aprovechamiento del agua de lluvia, etc), civismo, etc. Las visitas están co-organizadas por ellos y por la Hacienda Panoaya en un esquema de colaboración muy estrecho. La visita compuesta incluye educación ambiental, cultural y entretenimiento, es un plan para un día completo. Estas visitas (van como 20 escuelas al día) tienen costo y representan un ingreso extra para el Bosque de los Árboles de Navidad, quien a cambio obsequia cupones de descuento en árboles de navidad para cada alumno, un árbol pequeño del vivero y un certificado de participación. Aunque esta colaboración le es redituable al Bosque de los Árboles de Navidad en términos financieros y de publicidad, un reto que tiene que vencer para asegurar un mayor impacto de su objetivo de sensibilización ambiental es la significativa apatía que parece caracterizar a buena parte de los alumnos y maestros que les visitan (una tercera parte según nuestra fuente).

♣ Colaboraciones de mutuo beneficio con la población local:

  • El Bosque de los Árboles de Navidad provee las instalaciones para un Bazar Navideño que da oportunidad a comerciantes durante la temporada alta de vender sus productos — a quienes selecciona en función de garantizar la diversidad en la oferta de productos y con ello, el mayor atractivo del bazar. Aunque la renta que el Bosque de los Árboles de Navidad recibe de éstos sólo le alcanza para mantener el lugar y no le representa ninguna ganancia monetaria, le sirve para hacer su lugar de venta de árboles más atractivo a gente que viene de otras partes del país.
  • Lo mismo sucede con el Mercado de comida navideño, en cuyo casi ni siquiera se le cobra renta a los vendedores, pues la mayoría son locales.
  • El Bosque de los Árboles de Navidad da permiso a pepenadores locales de recoger y aprovechar la basura, lo que le ayuda a su vez a mantener sus instalaciones limpias.
  • También da permiso a los pastores locales de traer sus borregos a pastar, lo que al Bosque de los Árboles de Navidad le sirve para que éstos corten el pasto y le abonen.

Además de dichas colaboraciones que ayudan a multiplicar el impacto del proyecto para la sensibilización ambiental en diferentes sectores de la población (empresas, escuelas, familias), el Bosque de los Árboles de Navidad busca promover su modelo y escalarlo a través de cursos de capacitación técnica para la instalación y mantenimiento de viveros, de sistemas de captación de agua de lluvia, etc, que ofrece de forma gratuita a campesinos y otras organizaciones tanto nacionales como extranjeras que les visitan. También ofrecen pláticas de sensibilización ambiental.

El terreno cuenta además con una sección llamada “Bosque Santo” en donde se da permiso a visitantes de depositar las cenizas de sus difuntos.