Fortalece ∗ México

Fortalece Legal (Fortalece)
Fortalece

Consultoría y capacitación para organizaciones de la sociedad civil 
Ciudad de México, México
Sitio Web

Foto: Emilia Szekely

FORTALECE se dedica a dar asesoría legal y fiscal a organizaciones de la sociedad civil para su constitución legal y como donatarias autorizadas, con el fin de fortalecerlas y abrirles las puertas a más apoyos.

Contexto

En México, el régimen de donatarias autorizadas facilita que las iniciativas de desarrollo u organizaciones civiles consigan apoyos financieros (porque pueden ser deducibles de impuestos para los donantes) y les exenta de pagar impuestos.

Propuesta

FORTALECE surgió con un curso impartido para estudiantes de la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México llamado “Marco Legal y fiscal de la filantropía”. En éste se buscaba llenar dos huecos a la vez, sin necesidad de una gran inversión en trámites y recursos financieros: por un lado, ayudar a “saciar el hambre de asesoría del mundo de las OSC”. Por el otro, contribuir a la formación en este rubro de abogados fiscalistas que pudiesen adquirir experiencia brindando asesorías gratuitas a varias iniciativas durante todo un semestre.

Desde que concluyó esa etapa de cursos en 2014, Fortalece ha dado consultoría a autoridades hacendarias, con la intención de sensibilizarlas respecto a las necesidades particulares de las iniciativas de desarrollo más vulnerables. Desde la perspectiva de Fortalece, los encargados de diseñar la legislación fiscal conocen poco de la realidad que se vive fuera del ambiente urbano y es por ello que han privilegiado mecanismos bastante estandarizados para la certificación y distribución de apoyos, que han reproducido las condiciones de desigualdad entre las iniciativas de desarrollo al tener pocas previsiones para su trato diferenciado y por ende equitativo.

Como resultado de lo anterior, muy pocas organizaciones culminan el trámite de reconocimiento como donatarias autorizadas con éxito. De 60 organizaciones asesoradas por su grupo a la que se les dio seguimiento, menos de 10 lo concluyeron. Esta “desmoralizante” deserción se explica en parte por el hecho de que el proceso es complejo y no gratuito, y la desidia por parte de las OSC mucha, pues el trámite o es costoso (cuando la mayoría carece de recursos) o es gratuito pero lento y tedioso. Además, los costos del notario no se pueden evitar. Más aún, la estandarización de la normatividad favorece a las iniciativas con mayor grado de: 1. Estructuración (solidez, desalentando la innovación); 2. Vinculación con los donantes (son mundos que no se juntan); 3. Capital intelectual para enterarse y competir con éxito en las convocatorias por fondos, especialmente las internacionales (por idioma, formación, acceso a los medios, etc.); 4. Capacidad económica para cubrir gastos de constitución legal (asesores en el proceso, notarios, transporte a las oficinas administrativas en las ciudades, principalmente la capital).

Por lo anterior, desde la perspectiva de Fortalece, contar con el estatus de donataria autorizada no es para todos, y no basta para resolver las necesidades financieras de una organización porque las donaciones son pocas y difíciles de adquirir. Aun así, le considera una herramienta útil, de apoyo. Y es por ello que desde hace algunos años su actividad principal se ha convertido en dar asesorías legales y fiscales a distintas organizaciones de la sociedad civil, ahora sí, y con muy contadas excepciones, cobrándoles. Apoyarles gratuitamente como varias de ellas solicitan, no sólo no permite solventar los gastos de la organización, sino que desde su perspectiva además es inservible, pues la constitución legal y como donataria autorizada son sólo los primeros pasos ante una serie de obstáculos en el camino que, si no se tiene la capacidad de financiar, serán difíciles de resolver. Finalmente, la iniquidad no sólo caracteriza al régimen de donatarias autorizadas, sino a varios otros mecanismos de apoyos públicos cuyo nivel de complejidad, tiempos y limitados recursos hacen que el camino sea casi imposible para buena parte del sector. Al mismo tiempo, existen financiamientos generosos, con términos de referencia ambiguos, pero que se otorgan por razones también dudosas.

La sustentabilidad de Fortalece es factible, en gran parte, a que hay muy pocos expertos en la materia y que el proceso de las autoridades hacendarias no es suficientemente transparente. Esta diferenciación le ha hecho de varios clientes que le han recomendado de voz en voz: “es un negocio noble porque siempre se necesita”. Además de conseguir la sustentabilidad financiera asesorando organizaciones de la sociedad civil, el proyecto hoy busca contribuir a la literatura en la materia, la cual considera escasa, a través de la producción de materiales didácticos.

Fortalece está constituida como asociación civil (A.C.) y sociedad civil (S.C.) porque considera que este esquema le permite tener ganancias sin comprometer sus fines: La diferencia entre las OSC y las empresas sociales es que las segundas no quieren vivir de donativos sino resolver problemas sociales mediante un esquema de negocio, pues las donaciones, especialmente en México, son limitadas. El problema es que para que el negocio funcione tienen que privilegiar la ganancia, como cualquier otra empresa, y eso compromete sus objetivos sociales.

Ante la pregunta de si cree que existen medidas que se pudiesen tomar para resolver el problema de desigualdad en el sector de las organizaciones de la sociedad civil, responden que no hay recetas mágicas para atenderle de fondo, pero que para mejorar un poco la situación quizá habría que apostarle:

  • a la confianza, porque la falta de ésta es lo que está limitando el número de donaciones e impidiendo innovaciones que den un verdadero giro al actual sistema.
  • a cambiar las “creencias de filantropía de arriba hacia abajo”.
  • a buscar el cambio en otros flancos además de reformas al Sistema de Administración Tributaria, que es tan sólo uno de los muchos ingredientes del problema. Esto es, a emprender una reforma integral. El sistema hacendario es de los más flexibles y ha tenido más reformas que ningún otro sector público gracias a que ha habido una inusual continuación de su personal a pesar de los cambios de gobierno (debido en parte al alto grado de especialización de sus miembros). Sin embargo, no ha logrado cambiar de raíz la estructura que reproduce la desigualdad en el sector.
  • a entendernos como sociedad civil.
  • a volver la herramienta más accesible, como por ejemplo: ampliando el número de rubros para ser donataria autorizada y facilitando sistemas electrónicos que agilicen el trámite (ya se ha avanzado en ello).