Granja del Burrito 小毛驴市民农园 ∗ China

Foto: Guo Ping 国平 (Weibo, Blog)
 

Granja del Burrito Little Donkey Farm 小毛驴市民农园
Beijing, China Sitio Web

Granja de Agricultura Sostenida por la Comunidad que promueve el desarrollo sustentable facilitando la participación social — mediante visitas, renta de tierras cultivables, demostraciones de agricultura ecológica, consultorías, educación y capacitaciones, investigación y desarrollo de tecnologías, así como investigación teórica y promoción de políticas.

El contexto

En China, como en tantos otros países, la agricultura industrial ha causado grandes daños al ambiente, a la economía de los pequeños-productores, y a la salud de los consumidores.

Según el Global Institute for Tomorrow, aún si China produce el 20% de los alimentos en el mundo, menos del 50% de su población tiene confianza en ellos. Esto ha incentivado significativamente el mercado de productos orgánicos ( que según la misma fuente creció de 0.36% en 2007 a 1.34% en 2013) y el diseño e implementación de proyectos alternativos que aseguran a los consumidores una relación más cercana con el origen de sus productos — que les prometa mayor calidad y seguridad.

La propuesta

Foto por Emilia Székely

La GRANJA DEL BURRITO se localiza en una zona rural de Beijing (China) y ofrece un modelo de agricultura sustentable, alternativo al de la agricultura industrial. El modelo está inspirado en lo que internacionalmente se conoce como Agricultura Sostenida por la Comunidad (Community Supported Agriculture, CSA en inglés), que promueve una agricultura más atenta al desarrollo de las comunidades, y aboga por una  sociedad co-responsable y recíproca.

La granja renta tierras cultivables a habitantes de la ciudad de Beijing para que éstos tengan acceso a alimentos frescos, sanos, seguros y de calidad. Para ello les ofrece tres opciones de membresía con costos variables: 1. Cultivo y cosecha de la tierra y/o cuidado de animales para el consumo a cargo del consumidor. La granja provee capacitación técnica, instrumentos y productos ecológicos para garantizar una producción orgánica y sin uso de fertilizantes químicos. 2. Igual que la opción anterior pero con ayuda de la granja. 3. Cultivo y cosecha de la tierra y/o cuidado de los animales de consumo a cargo de la granja (previa selección de alimentos por parte del consumidor). Entrega de los alimentos ya sea en las instalaciones de la granja, en alguno de los cuatro puntos de entrega en la ciudad de Beijing, o en el domicilio de los consumidores.

Tanto los procesos de cultivo como los del cuidado de los animales emplean tecnologías ecológicas y novedosas, diseñadas a partir tanto del conocimiento que aún conservan campesinos locales empleados para asistir en el cuidado de las tierras rentadas, como de los resultados de las investigaciones llevadas ahí a cabo por universidades aliadas — quienes ya sea investigan el modelo de la granja, o le utilizan como área piloto para la exploración y puesta en práctica de novedosas tecnologías alternativas y para formar una base de talentos. La participación de todos estos actores permite entonces que la granja y sus procesos estén siempre vigilados y en proceso de innovación.

De hecho, la iniciativa comenzó en 2008 cuando Shiyan, Huang Zhiyou, Yan Xiaohui y otros investigadores pioneros de la Universidad de Renmin alquilaron tierras rurales abandonadas a las autoridades del distrito de Haidian y del gobierno municipal de Sujiatuo para iniciar el proyecto. Esto con la idea de escalar de manera financieramente auto-sustentable su proyecto de escuelas agrícolas para campesinos y de crear alternativas agro-alimentarias sustentables, seguras, saludables y equitativas — en plena crisis nacional de seguridad alimentaria con la calidad de McDonalds y de la industria de la leche siendo severamente cuestionadas.

La granja hoy es operada por el Centro de Desarrollo, Ciencia y Tecnología del municipio de Guoren, la Universidad de Renmin y el gobierno del distrito de Haidian (en el que se ubica).

La Granja del Burrito también ofrece paseos escolares con pláticas sobre el cuidado del medio, agricultura sustentable y seguridad alimentaria. Para ello ha montado un huerto de demostración que le ayuda a mostrar su modelo a estudiantes que cursan desde kinder hasta universidad.

Como empresa social que funge como plataforma integral de desarrollo agrícola, la granja se mantiene con los ingresos percibidos con la renta de terrenos y animales y con los paseos escolares, mencionados arriba. Además, ha puesto en marcha un comedor que opera durante los fines de semana y una tienda en la que vende productos tanto propios (huevos, carne, verduras), como de otros colectivos con enfoques de trabajo afines (con comisión), lo que hace la visita a la granja más atractiva. La granja ofrece además consultorías y capacitaciones a funcionarios y organizaciones que quieren replicar el modelo, así como a empresas que quieren adoptar tecnologías más ecológicas. También ofrece talleres de carpintería y artes locales. Funciona con el apoyo de voluntarios — algunos tesistas, otros jóvenes que quieren experimentar un modo de vida diferente al que les ofrece la ciudad — y se apoya aún significativamente de donaciones provenientes tanto de fundaciones como de gobiernos locales, las cuales le ayudan, en parte, a financiar becas para pasantes que ayudan al manejo de la granja. Esta diversidad de fuentes de ingreso le permite la subsistencia de su proyecto en esa región donde la renta de las tierras es muy cara.

Foto por Emilia Székely

El proyecto de la granja es sustentable también porque beneficia a varios actores. Investigadores, estudiantes, organizaciones, campesinos, empresarios y funcionarios aprenden de su experiencia o le aprovechan para experimentar alternativas. Los ciudadanos participantes (generalmente de clase media) tienen acceso a productos orgánicos a precios competitivos, a un lugar de descanso y cercanía con la naturaleza que pueden compartir con sus hijos y a una dinámica de comunidad en la que comparten sus productos, aprenden recetas, etc. Las comunidades locales se benefician por el pago de la renta de los terrenos — cuyos derechos conservan —, por las contrataciones de trabajadores en la granja, por los productos que a ésta le venden, por las capacitaciones que les ofrece para empaquetar y vender los productos sobrantes de sus economías de subsistencia (frutas de temporada por ejemplo) y para recuperar y mejorar sus técnicas de cultivo (la mayoría de los saberes tradicionales se han perdido con el proceso de urbanización).

El uso de redes sociales como el Wechat, Weibo, Taobao y su propio sitio web, permite a la granja organizarse con los consumidores participantes, recibir su retro-alimetación, difundir su proyecto, vender sus productos en línea y diversificar las formas de pago para comodidad de los consumidores (a través de Alipay por ejemplo).

La Granja del Burrito fue la primera granja en implementar el modelo de Agricultura Sostenida por la Comunidad (CSA) en China, un modelo de agricultura sustentable que ha inspirado la implementación de más de 500 granjas y forjado actitudes de emprendimiento en varios de sus participantes (voluntarios, residentes, etc) — creando, como lo sugiere Baizigui, encargado del área de comunicación, conciencia dentro de la comunidad con respecto a “la agricultura orgánica, así como a la educación recreativa y sobre la naturaleza y sobre el papel del modelo de jardín público”.

Futuros pasos

Para escalar su modelo de desarrollo rural sustentable, la granja ha estado proporcionando consultorías técnicas y capacitación en agricultura natural a otras cooperativas rurales, a través de un modelo de trabajo que incluye: 1. El establecimiento de una red de canales de venta basados en comunidades locales; 2. El uso y promoción de tecnologías agrícolas naturales; 3. El desarrollo y fortalecimiento de cooperativas locales con servicios integrales; 4. El desarrollo de certificaciones locales para la producción orgánica que empoderen a los pequeños agricultores mediante la creación de un proceso de verificación en el que ellos, junto con los consumidores y otras partes interesadas están directamente involucrados — llamado Sistema de Garantía Participativo; 5. El desarrollo de estaciones de investigación, transferencia de conocimiento y desarrollo de habilidades (servicios técnicos, financieros, de mercadeo y sociales para los pequeños agricultores y sus comunidades).