Supermercado GreenPrice 绿惜超级市场 ∗ Hong Kong

Fuente: Sitio GreenPrice 
Supermercado GreenPrice
GreenPrice Supermarket
绿惜超级市场

Reduce el desperdicio de alimentos y la contaminación que genera, y disminuye el gasto familiar vendiendo a precios accesibles comestibles que, estando en buen estado, normalmente se desperdician por malentendidos con el etiquetado.
Hong Kong, China
Sitio Web
Terence Hon, fundador de GreenPrice
Foto de: Emilia Szekely
Fecha de consumo preferente
Foto de: Emilia Szekely

GREENPRICE rescata alimentos comestibles que están a punto de ser desechados por estrategias de mercadotecnia y les da una oportunidad más de distribución en sus tiendas en línea y presenciales — reduciendo el desperdicio de alimentos y la contaminación que éste genera, y ofreciendo la posibilidad de reducir gastos para un importante sector de la población.

Contexto

Aproximadamente 3200 toneladas de comida se desperdician diariamente en Hong Kong. 29 de ellas son alimentos comestibles que se tiran por falta de claridad en el etiquetado de los productos del supermercado — tan sólo en 2014 se desecharon 150 millones de productos alimenticios en buen estado!

Además de una tragedia ética (29 toneladas de comida podrían alimentar a alrededor de 40,000 familias), este desperdicio satura los vertederos de residuos de la ciudad y genera contaminación ambiental.

Aunque buena parte de estos alimentos está en buen estado, minoristas y distribuidores los retiran de los aparadores y desechan unos 6 meses antes de que llegue la fecha de su consumo preferente porque saben que buena parte de los consumidores confunde esa fecha con la de caducidad (expiración), y no los compra.

La fecha de consumo preferente es una etiqueta que se le pone a varios productos para indicar el momento en que están en el máximo potencial de su calidad (el momento en que unas papas fritas tienen su consistencia más crujiente, por ejemplo), lo que no quiere decir que después de esa fecha el producto ya no sirve, como ha sido corroborado por varias investigaciones.

Por otro lado, algunos productos también (o en vez) portan etiquetas con la fecha de caducidad, que es la que indica el momento a partir del cual el producto ya no debe ser consumido para  evitar poner en riesgo la salud del consumidor.

Entre la fecha de consumo preferente y la de caducidad, entonces, existe un importante lapso de tiempo en que los productos pueden ser consumidos sin ningún riesgo. Sin embargo, buena parte de los clientes no comprende la diferencia entre el significado de una y otra etiqueta y, para evitar problemas, trata de no comprar productos cuya fecha de consumo preferente o caducidad sea cercana. A sabiendas de esto, los minoristas (distribuidores) devuelven los productos consesionados a los proveedores meses antes de la llegada de su fecha de consumo preferente, para mantener limpia su imagen. Como los proveedores encuentran difícil volver a colocar estos productos, y almacenarlos les representa un gasto, los desechan. Esto les causa pérdidas por aprox. HK$156 al año— que pronto serán mayores porque está por aprobarse una ley en Hong Kong en la que se les cobrará por el desperdicio de residuos.

Propuesta

La iniciativa de GreenPrice consiste en interceptar productos cuya fecha de consumo preferente no haya rebasado los 2 meses (comprándoselos a precio reducido a los distribuidores, o consiguiéndolos a concesión o como donación), revisar con estricta seriedad su empaquetado, olor, sabor, calidad, catalogarlos e inventariarlos y venderlos a precios 30-40% más bajos que el mercado a su clientela a través de un supermercado online (con envío a domicilio para facilitar el proceso a los clientes) y de la organización de ferias en barrios y universidades, así como eventos corporativos y ambientalistas (para acercarlos a potenciales consumidores). Esto crea un paso más en la cadena de suministro de comestibles que facilita su mejor aprovechamiento.

Evidentemente este esquema beneficia a todos por la contribución que hace para reducir el impacto ambiental. Más aún, beneficia:

  • A GreenPrice, porque le genera ganancias como empresa que le permiten asegurar la rentabilidad financiera del proyecto de forma sustentable — a diferencia de si estuviesen constituidos como organización no gubernamental.
  • A los clientes, porque les permite acceder a productos que de otra manera estarían fuera de su alcance, mientras contribuyen, en principio, a resolver los problemas éticos y ambientales que GreenPrice atiende. Aquí es importante mencionar que la población nicho del proyecto son ciudadanos de clase media, sobre todo adultos. Primero porque las organizaciones civiles que recolectan y redistribuyen desperdicios de alimentos en Hong Kong — de restaurantes y no de distribuidores — se enfocan a las poblaciones más pobres y el sector más adinerado no está particularmente interesado en conseguir sus productos a menor precio. Segundo porque el tipo de productos en los que se concentra GreenPrice no son de primera necesidad — son alimentos que normalmente se consideran de lujo y algunos otros productos como cosméticos. Tercero, porque a los jóvenes parece no importarles demasiado el elevado precio de los productos.

 

El éxito de esta propuesta se ha visto reflejado en el abrupto crecimiento del proyecto, que tan sólo en un año (desde 2016) ha logrado atraer importantes inversiones (especialmente del SIE Fund en 2016) para hacerse de proveedores, iniciar el supermercado y multiplicar sus tiendas físicas.

La empresa fue creada en 2016 por estudiantes de la carrera de negocios de la Universidad de Hong Kong —hoy día 5 o 6 de ellos más los vendedores—, quienes inspirados por iniciativas similares que operan en Estados Unidos, Inglaterra y otros países, colaboran con empresas y universidades para desarrollar su modelo y cumplir su misión de concientizar a la ciudadanía respecto al malentendido que existe con el etiquetado de consumo preferente, asegurando un mayor aprovechamiento de los recursos alimenticios (y su menor desperdicio), y reduciendo el impacto ecológico que su producción y desperdicio generan. Esto lo hacen vendiendo estos productos a bajo costo, lo que consideran ayudará a acelerar el impacto de las campañas gubernamentales ya emprendidas para clarificar el significado de las etiquetas para el público, pues el mayor atractivo para la gente parece ser el bajo costo de los productos.  Cuando la gente vea que se venden productos que han pasado su fecha de consumo preferente empezará a cambiar sus hábitos. Así es como apoyamos y aceleramos la campaña educativa del gobierno”, argumenta uno de los creadores de GreenPrice. Para él, lo que debería hacer el gobierno es prohibir que los proveedores tiren los productos cuya fecha de caducidad aún no llega. Pero el gobierno es lento, y es ese margen de tiempo, en lo que cambian las reglas, el que utiliza y aprovecha GreenPrice para impulsar su proyecto, dándole la opción a los consumidores.

Más aún, para ampliar el impacto de su iniciativa en tanto a concientización sobre la importancia de consumir productos de forma ética, ambiental y socialmente responsable, GreenPrice también imparte cursos en escuelas, empresas y centros comunitarios (dentro y fuera de Hong Kong) y comparte información a través de sus plataformas Web, de Facebook e Instagram.

En algún momento la organización exploró la posibilidad de canalizar parte de sus productos a poblaciones desfavorecidas, a manera de donación, pero al ser tan joven la empresa, no encontró la forma de lograr este objetivo de forma rentable…aún. Hoy regalan a los necesitados menos del 5% de sus ganancias en comida que ha pasado 1.5 mes después de su fecha de consumo preferente y se dan cuenta que ya no se va a vender.

Siguiendo los criterios ingleses para ser reconocidos como empresa social (aún si dicha modalidad no es reconocida en Hong Kong aún de manera oficial), GreenPrice re-invierte 70% de sus ganancias en el crecimiento de su iniciativa.

Futuros pasos

Actualmente, GreenPrice:

  • Considera la opción de importar productos desde el extranjero para escalar el alcance del proyecto.
  • Perfecciona su tienda en línea.
  • Expande sus medios de distribución
  • Desarrolla su Programa de Lealtad en ventas.